domingo, 11 de febrero de 2018

Queenstown: un pedacito de Patagonia en Nueva Zelanda

By Sole

8 de diciembre 2016

A las 5:35 ya estábamos arriba! Cerramos las valijas y nos fuimos caminando bajo una suave lluvia hasta la parada del Sky bus de Queen Street. Justo cuando estábamos llegando el micro arrancó delante de nuestras narices; el chofer indio nos vio cruzar la calle con el equipaje, cerró la puerta, y haciéndose el distraído miró hacia el otro lado y arrancó. Ojo con el karma... Tomamos el siguiente bus que pasó 15 minutos después. 

Ya en el aeropuerto, nos sorprendió el check in de Air New Zealand que estaba totalmente automatizado. Pesamos la valija, y como no excedía el peso máximo, la etiquetamos y despachamos. Si bien no había ni siquiera un mostrador de los habituales, al menos había un par de empleados entre las máquinas para asistir.

Por suerte tuvimos un vuelo tranquilo. Lo más remarcable fue el video de seguridad bien bizarro que, a falta de sistema individual de entretenimiento, reprodujeron en los monitores. El tiempo se nos pasó volando (cuac) contestando las trivias que iban apareciendo en las pantallas. No contento con contestar las preguntas de la tele, Seba también fue identificando montes y lagos en la última parte del viaje cuando el avión comenzó a descender. Es una enciclopedia viviente!!!

Link al video de seguridad:


Comentario: Si buscan en youtube hay otros más divertidos basados en Lord of the Ring.


Alrededor de las 12 del mediodía llegamos al aeropuerto de Queenstown en la isla sur.
La ciudad estaba a pocos kilómetros del aeropuerto. Para llegar a nuestro alojamiento teníamos la opción de tomar un taxi o un bus transfer que hacía el recorrido con varias paradas intermedias. Terminamos optando por el Connectabus y comprando los pasajes ($12 cada uno) en un stand cercano al carrusel de las valijas.

En el corto trayecto, ya observamos un paisaje completamente diferente a los que habíamos visto en la isla norte. Los lagos y las montañas con picos nevados nos hicieron acordar a la Patagonia argentina. Coincidencia o no, lo primero que vimos en el aeropuerto fue justamente un local de chocolates y helados que se llamaba Patagonia; posteriormente nos enteramos que era un emprendimiento de un argentino.

Siguiendo atentamente la pantalla que iba indicando las paradas, bajamos antes de llegar al centro. Tal como habíamos pronosticado por las fotos de Airbnb y Google Maps, para llegar el alojamiento teníamos que caminar unos cuantos metros cuesta arriba. Encontrar la calle no fue problema, pero subirla sí!!! La pendiente era mayor a la esperada y se extendía por varias cuadras. No les puedo explicar el esfuerzo que requirió arrastrar las valijas bajo los rayos de sol del mediodía… llegamos totalmente empapados y sin aire. Gracias a las detalladas instrucciones de Craig, el dueño de casa, llegamos a nuestro cuarto sin problemas.

La maravillosa vista panorámica que teníamos desde el balcón hizo que valiera la pena cada gota de sudor!!! Desde el primer momento ya nos visualizamos sentados ahí comiendo una picadita y viendo la puesta del sol. La habitación era sencilla y tenía una pequeña kitchenette, más que suficiente para lo que necesitábamos. Quedamos muy conformes con el lugar.

Vista desde el balcón
Dejamos las valijas y bajamos raudamente a la ciudad a almorzar. Confesaré que el dato más claro que tenía sobre Queenstown antes de llegar era la presencia de una hamburguesería; cada blog que había leído la nombraba. Teníamos que ir a ver porque “Fergburger” era tan popular!!!

Cuando llegamos no podíamos creer la cantidad de gente que había; la fila salía del local y continuaba por varios metros. Tuvimos 5 segundos de duda y nos preguntamos “Y si vamos por otra cosa? Esto es una locura!!!”. Mmm, 5, 4, 3, 2, 1… Nos quedamos. Mientras hacíamos la cola pasó una empleada entregando hojas con el menú para que vayamos eligiendo. Había varias opciones interesantes pero las elegidas fueron solo dos: “Little Lamby” (una hamburguesa de cordero que no tenía nada de pequeña) y “Cockadoodle Doo” (un sándwich de pechuga grillada y varias cosas más). Desde ya que pedimos una porción de papas fritas, compañeras inseparables de cualquier burger. Luego de unos 15 minutos llegamos al mostrador donde nos tomaron el pedido, y unos 30 minutos después lo retiramos.

La felicidad en forma de hamburguesa

El espacio para comer era muy pequeño y casi todos los pedidos eran take away. Durante el tiempo de espera fuimos a buscar algún lugar en las inmediaciones para después volver con la comida. Cerca de las 14 horas llegaron las tan esperadas hamburguesas y nos sentamos bajo la sombra de un árbol frente al muelle a almorzar. No éramos los únicos clientes de Fergburger en la zona, cuando miramos alrededor notamos que un gran porcentaje de la gente sentada (incluidos varios orientales) tenía una hamburguesa en la mano.

El momento de la verdad había llegado… una delicia!!! Sin dudas unas de las mejores hamburguesas que alguna vez habíamos probado!!! Buen tamaño, sabores intensos con una combinación tal que no se tapaban entre sí. La espera y la fama del lugar estaban completamente justificadas.

El juez Seba

"Cockadoodle Doo" by Fergburger

Volviendo unos minutos atrás… la familia “Ferg” además del local de hamburguesas tienen justo al lado una heladería y una panadería con productos muy tentadores… les prometimos una visita a cada uno en los siguientes días.

Debíamos estar en unos de los lugares con más afluencia de turistas, los grupos de chinos invadían el lugar en oleadas… apuesto a que formamos parte de muchas fotos que actualmente están en Asia. A pocos metros estaban los embarcaderos de la mayoría de las excursiones acuáticas de la zona que iban desde simple paseos en ferry por el lago a los rápidos jet boats o el bizarro “Hydro Attack Shark Ride” en una estructura semirrígida con un tiburón pintado en la misma. La otra atracción de la zona eran los restaurantes con mesas en terrazas con vistas al lago, un ice bar, y un paseo para caminar que bordeaba la costa. Un lugar muy bonito a pesar de la gran cantidad de gente.

Lago con los Remarkables de fondo




Luego de recorrer el muelle y alrededores volvimos hacia el centro donde hicimos una parada en el super para aprovisionarnos. Cargamos las mochilas con los productos y mediante un esfuerzo sobre humano volvimos a la habitación. Había que pensar dos veces cada paseo al centro…

Con toda la excitación que genera cada lugar nuevo que visitamos y con el hermoso día que hacía, acomodamos todo, nos pusimos protector solar y con las mochilas en los hombros nos fuimos hacia “Queenstown Hill” donde había un walkway que terminaba en lo alto de la montaña y prometía excelentes vistas.

Siguiendo un laberinto de calles, en su mayoría con pendiente ascendente, llegamos al inicio del path. A pesar de lo que indicaba pronóstico meteorológico, hacía bastante calor (ni les cuento como se sentía después de esa caminata) y terminamos caminando en shorts y remera.



La primera parte del sendero ascendía en forma continua por un terreno abierto con poca vegetación y sin protección de los rayos de sol. Tras pasar una puerta de rejas ingresamos en un bosque de coníferas donde la sombra y la humedad ambiente resultaron un placentero alivio. Lo que no amainó fue la pendiente que se mantuvo en forma constante. En un punto el camino se bifurcaba –ambas vías terminaban en un mismo punto conformando un loop-, instintivamente y aunque vimos que un par de personas iban hacia el otro lado tomamos el camino de la derecha. El paisaje continuo siendo muy parecido, pero los pinos eran tantos y tan altos que bloqueaban el ingreso de luz; a pesar del sol radiante el lugar estaba tan oscuro tuvimos la sensación de tener los anteojos de sol puestos.

Mapa del sendero
Sector del bosque luminoso

Luego de un rato de caminata, en el que cruzamos algunas personas que venían en el sentido contrario, salimos del bosque y abruptamente se hizo la luz!!! Reapareció el sol con plantas y hasta flores, un gran contraste con la ausencia de sotobosque en la zona de coníferas.

Se hizo la luz!!!

Al mirar atrás: la oscuridad!!!

Unos metros más adelante nos encontramos con una escultura metálica en forma de plato “Basket of Dreams”, y a muy poca distancia un inspirador banco de madera con las palabras “Live Love Laugh” talladas en el respaldo. Desde ahí se veía el lago con las montañas de fondo. Resultó ser el lugar ideal para sentarnos a tomar mate.

Basket of Dreams

El banco elegido para tomar mate (+ sombra cabeza de Seba)



Concluido el mate y con eso el descanso nos enfrentamos a otra decisión: retomar el camino para completar el loop, o tomar el desvío hacia el summit… a seguir subiendo unos metros más!!! Con ese pequeño esfuerzo extra de unos 10 o tal vez 15 minutos la vista panorámica mejoró considerablemente abarcando al lago Wakatipu con su brazo Frankton, la ciudad y los Remarcables con sus picos nevados. A pesar de ser las 19:00 horas el sol continuaba brillando, y por su ubicación parecía que aún faltaban algunas horas para que se ocultase. Un paisaje bellísimo!!! Super recomendable completar el trayecto hasta la parte más alta de la montaña.



Luego de sacar varias fotos emprendimos el regreso, tomando en esta oportunidad la otra rama del circuito que resultó ser más corta y no tan oscura. Más rápido de lo esperado, a pesar de la molestia de la rodilla que había reaparecido, llegamos al estacionamiento que estaba al inicio del camino. Cruzamos algunas personas, pero no tantas como un par de horas atrás; la mayoría parecían ser vecinos de la zona haciendo una caminata vespertina.
Si bien el sendero había terminado, aún teníamos una sucesión de calles con pendientes ascendentes y descendentes por delante.

Bastante cansados llegamos a la habitación, y nos sentamos en el balcón con una cerveza y los infaltables maníes. Aunque pretendíamos ver el atardecer, cuando terminamos la picada el sol seguía brillando… se ocultó recién después de las 21 horas.

El sol resistiéndose a desaparecer

Pasadas las 21 horas...

Había sido un largo y movido día!!! Así que nos bañamos, preparamos una ensalada y como si la dosis de maní no hubiese sido suficiente, nos comimos un pedacito de Mantecol de postre antes de irnos a dormir.

Anterior/ siguiente

domingo, 4 de febrero de 2018

Nos despedimos de National Park y seguimos viaje

By Sole

7 de diciembre 2016

El día había amanecido muy nublado con algunas nubes amenazantes; podía llover en cualquier momento. Viendo el cielo descartamos la opción de ir a tomar mate al mirador del Taranaki… así que simplemente acomodamos todo y a las 9:30 hicimos el check out dejando el equipaje en recepción.

Como no nos íbamos a quedar de brazos cruzados esperando que pasaran las horas, corriendo el riesgo de que nos cayera un chubasco en la cabeza, nos fuimos a caminar un rato. Si bien el pueblo era pequeño, había lugar que aún no habíamos visto: la estación de tren.

Llueve o no llueve???

A pesar de ser la mañana de un día de semana, en toda la caminata apenas nos cruzamos con un auto con dos personas adentro y nada más!!! Parecía que había explotado una bomba y nadie había sobrevivido!!!

Aunque parezca raro los trenes llegaban a esos lares… Tenía todo el aspecto típico de una pequeña estación de pueblo: un sólo anden con bancos, la puerta del “Station Master” y un par de ventanas de madera.

Estación de tren de National Park



Para que los eventuales pasajeros pudieran tomar o comer algo, formando parte del mismo edificio se encontraba uno de los restaurantes más renombrados en las guías de viaje, más pituco y caro que los que estaban en el otro extremo del caserío.

Con ese paseo completamos nuestro recorrido por National Park, se podría decir que lo habíamos recorrido de punta a punta.

El micro nos recogió puntualmente a las 13:20 horas en “Ski Haus”, la improvisada estación en la que nos había dejado un par de días atrás. Supongo que la elección de este lugar estuvo basada en la presencia de baños públicos en las inmediaciones. Junto con nosotros subió un muchacho suizo que viajaba solo.

Ski HAUS (parada de buses)


Aproximadamente una hora después de iniciar el viaje, y tras parar en algún pueblito a recoger un par más de pasajeros llegamos a Taumarunui. Al igual que en el viaje de ida tuvimos que bajar, pero esta vez no solo íbamos a cambiar de chofer sino también de micro. En los 20 minutos de “lunch stop” aprovechamos para caminar un par de cuadras de modo de no sentir tanto el tiempo de espera y estirar un poco las piernas; a pesar de los hikings de los días previos estábamos en perfectas condiciones, sin dolores musculares ni de rodilla (creo que es una caprichosa que solo duele en las situaciones que no debe doler).

En el nuevo micro la conexión a wifi funcionaba bien así que dedicamos un rato a actualizarnos tras 36 horas de desconexión y posteriormente preparamos unos  mates a escondidas (ese día nadie había mencionado que no se podían tomar bebidas calientes a bordo); de alguna manera había que ocupar el tiempo.

Tal como esperábamos el micro fue parando en cuanto pueblito encontró, sumando minutos de retraso a tal punto que en Hamilton apenas estuvimos 10 minutos, en lugar de los habituales 20. Cuando continuamos viaje el anunció por micrófono incluyó el nuevo horario de llegada que en lugar de las 7:00 pm iba a ser 30 minutos más tarde.

A medida que iban pasando las horas y las paradas nuestra ansiedad por llegar iba in crescendo. El último tramo del viaje se hizo eterno... cada pocos kilómetros salíamos de la autopista metiéndonos en un pueblo más pequeño que el otro para ir dejando pasajeros a cuenta gotas. Ya habíamos comido sándwiches, los “healthy snack” del día (pepino y zanahoria), galletitas dulces y saladas, tomado mate y usado tanto el celular que nos estábamos quedando sin batería! Eterno!!!

Cuando ya estaba por arrojar a Seba por la ventana (su nivel de queja había superado mi límite de tolerancia) a las 19:45 horas llegamos a Auckland Central. Raudamente bajamos y nos fuimos arrastrando las valijas hasta el hostel City Lodge que estaba a una pocas cuadras. Con más rapidez aún hicimos el check in y dejamos las valijas en la diminuta habitación donde la cama entraba encastrada entre tres paredes como si fuese una ficha de Lego.

Solo queríamos comer e irnos a dormir. Caminamos unas cuadras por Pitt St buscando algún take away. Entre todos los restaurantes étnicos de la zona nos quedamos con un mexicano “Zambrero”, un local que después descubrimos que formaba parte de una cadena de comidas rápidas de Nueva Zelanda y Australia. Pedimos un burrito con pollo y unos tacos con carne. En pocos minutos el empleado armó el pedido con ingredientes que ya estaban listos distribuidos en bateas; fue todo un espectáculo ver como plegó el burrito quedando un paquetito perfecto; parecía un maestro del origami!!!

Para no dejar olor en la habitación fuimos directamente al comedor/ espacio común del hostel que realmente nos llamó la atención. Estaba mucho mejor que la habitación e incluía pool, ping pong, un flipper, biblioteca, mesas con sillas para comer y cocina de un tamaño interesante y muy bien equipada por lo que pudimos observar a simple vista. De todas maneras no compensaba el excesivo precio que habíamos pagado para una habitación de un hostel que ni siquiera tenía wifi.

City Lodge Hostel

Realmente me sorprendió la cena! Soy bastante desconfiada de los fast foods, y por esa comida mexicana en particular no daba ni 2 pesos… pero resultó sabrosa, y no sentí que me estaba comiendo una bomba atómica. Así que nos llevamos una buena impresión de este local de Auckland.

Sabiendo que al día siguiente había que madrugar de verdad, nos duchamos y nos fuimos a dormir.

sábado, 3 de febrero de 2018

Tongariro Alpine Crossing: Aspectos técnicos

By Seba


Inicia en Mangetopopo Car Park, a unos 20 kilómetros de National Park.

Recorrido (Source: Department of Conservation web page)

Desnivel (Source: Department of Conservation web page)

Tenemos excelentes vistas del Ruapehu en los primeros metros, después se lo deja de ver. El primer kilómetro pasa rápido, en un sendero ancho, bien marcado y casi plano. Vamos en sentido este, por lo que en un día despejado tenemos el sol de frente.



Ruapehu de fondo

Se va ganando altura lentamente, mientras avanzamos por un terreno volcánico. En una hora llegamos al kilómetro 4,4 donde está el desvío a Soda Springs y los toilets. Hasta acá vamos 200 metros de desnivel.






Desde este punto comienzan las dificultades: el camino gira al sur para luego volver al este, ya en franca subida con pendientes y escalones bien armados. En menos de dos kilómetros pasamos de 1350 a 1650 msnm. En este tramo tenemos bien cerca la cara norte del volcán Ngauruhoe, con su cima que mezcla el negro, el rojizo y lo blanco de los manchones de nieve.



Cuesta arriba

Puede ser agotador...


Una vez terminados los escalones, una gran parte plana y recta de unos 800 metros de longitud antecede al South Crater, donde la panorámica de los dos volcanes (el Ngauruhoe al SW y el Tongariro al NW) es excelente. Desde Soda Springs hasta aquí lleva cerca de una hora.



Un poquito de descanso por terreno plano

Ngauruhoe de fondo

El sendero, que hasta aquí había sido bien claro, se vuelve más irregular y gira hacia el NE por una pendiente de acarreo, con mucha piedra suelta. Cada uno elige el camino que más le conviene para evitar resbalones, pero siempre es en subida. Hay zonas más estrechas, con sogas y cadenas para asegurar el balance.




Llegar de South Crater a Red Crater demanda poco menos de una hora. Desde allí la panorámica es magnífica, ya se disfruta de los diferentes colores de la montaña y se obtiene la primera imagen de los Emerald Lakes (que están unos 100 metros hacia abajo). Estamos en el punto más elevado del cruce, a unos 1900 msnm.

Si bien es la mejor vista, no hay mucho lugar para quedarse. Se viene un tobogán de piedras, arena y polvo que te deposita en la orilla de los laguitos, donde se puede hacer una parada más prolongada. La paleta de colores va del negro y el rojo de las piedras volcánicas, al amarillo de las orillas y el turquesa de las aguas.


Emerald Lakes


Habiendo visto lo mejor, se sigue caminando por el Central Crater, y a los pocos minutos hay un corto ascenso al Blue Lake. A partir de allí, sólo nos queda bajar. Llegar al Ketetahi Car Park nos va a llevar como mínimo 2 horas, primero por áreas abiertas y de poca vegetación, y los últimos tres kilómetros por un bosque más húmedo y cálido, ya que estamos a menos de 800 metros de altura sobre el nivel del mar.



Central Crater

Blue Lake
El largo descenso



Bosque húmedo


En síntesis, es un hiking de exigencia media a alta, más por la distancia (casi 20 kilómetros) y el desnivel (se ascienden casi 800 metros para luego descender 1000) que por la dificultad técnica, ya que se camina por un sendero claramente demarcado y muy bien mantenido, a excepción de la subida a Red Crater que combina acarreo y piedras grandes. Se puede hacer tranquilamente en 5:30 horas, nosotros nos tomamos una hora más para hacer escalas técnicas, almorzar y sacar muchas fotos.





Anterior/ siguiente

sábado, 27 de enero de 2018

El trekking más esperado de las vacaciones: Tongariro Alpine Crossing!!!

By Sole

Martes 6 de Diciembre 2016

A las 5:45 ya estábamos levantados, listos para arrancar el día del trekking más esperado de todas las vacaciones. Ni bien puse los pies en el piso sentí la molestia de la rodilla: mala señal, se me vinieron todos los fantasmas a la cabeza. Me sentía como el protagonista de un libro de running que estuvo entrenando meses para correr la maratón de su vida y justo el día de la competencia se lesiona, pero aun así corre adolorido sin importar las consecuencias. Desde ya que la rodilla no me iba a detener; iba a caminar los 19.4 km como fuera.


Cómo nos preparamos para la aventura?

Desayunamos unos huevos revueltos con queso, tostadas y leche chocolatada, nos vendamos los dedos ampollados y zonas de roce de los pies, nos pusimos las 3 capas de ropa (remera Dri Fit, una 2° capa liviana pero con capacidad de contener el calor, y campera con algo de abrigo y cubierta windproof parcialmente impermeable), zapatillas de trekking con buena puntera, y buff en el cuello. Cargamos las mochilas con agua (la de los arroyos no se puede tomar por la presencia de minerales tóxicos y cenizas), sándwiches de queso, manzanas, frutos secos, guantes y gorros de abrigo, brújula, mapa, botiquín de montaña (gasas, vendas, cinta adhesiva y desinfectante) y botiquín general. Estábamos preparados para todo! Se pronosticaba un día parcialmente nublado con muy bajas chances de lluvia. Aún así, por las posibilidades de cambios bruscos de tiempo y la altura a la que llega la senda había que llevar ropa abrigada por más que no pareciera necesaria cuando salimos del hotel.


Hacia allá vamos!!!

A las 6:45 horas ya estábamos esperando ansiosamente al transfer. De a poco se fue formando un grupito, principalmente jóvenes de diferentes parte del mundo que no parecían llegar a los 30 años, y a las 7:00 horas ya estábamos todos en el bus.
El día estaba nublado, pero menos que la mañana anterior. Durante parte del trayecto el monte Ruapehu nos acompañó a la derecha del camino. Este es uno de los volcanes más activos de Nueva Zelanda que al tener varios picos (el más alto de 2797 metros) termina formando una gran mole de piedra sin la característica forma de volcán. Los dioses de la meteorología estaban de nuestro lado, y esa zona del horizonte estaba despejada, pudiendo observarlo en su totalidad sin las ya habituales cortinas de nubes. Gran manera de comenzar la aventura del día!!!

En 30 minutos llegamos al estacionamiento de Mangatepopo. Parecía ser horario pico! Buses, combis y autos no dejaban de llegar dejando a sus pasajeros. Antes de bajar del micro, el conductor nos entregó tarjetas con un número de contacto para avisar si no llegábamos a las 17 horas al otro extremo del sendero (se podía arreglar un pick up por $50, como alternativa a pasar la noche en la intemperie del parking), nos recomendó utilizar protector solar, no tomar agua de arroyos y lagos, y caminar con cuidado por el riesgo de lesiones de tobillos en la zonas de piedras sueltas; en caso de emergencias 111 (el 911 local).


La planificación ante todo

Cuando vamos a hacer un trekking de muchos kilómetros estimamos cuanto tiempo nos puede llevar recorrer cada parte del trayecto según las pendientes y dificultad del terreno, y de esa manera más o menos sabemos dónde vamos a hacer paradas más cortas de hidratación o más prolongadas para comer algo, y fundamentalmente sabemos si nos tenemos que apurar o no para no perder los transfers.
En este caso particular, al ser uno de los senderos más populares y por las características del lugar, grandes extensiones de terreno sin árboles que den algo de privacidad, también había que planificar donde hacer pis; fundamental tener en cuenta la ubicación de los baños!!! A saber… hay sanitarios en los parkings de la salida y la llegada, y en dos puntos del sendero a aproximadamente 1:30 horas de estos quedando un intermedio de 4 horas en los que hay que contener las ganas de hacer pipi…
Con toda esta información y la planificación de la caminata en mente, buscamos el inicio de la senda.

19,4 Km por delante!!!

A caminar!!!

A las 7:30 horas comenzamos a caminar bajo un cielo despejado que nos permitía tener una excelente vista del Ruapehu tal como lo habíamos visto desde el micro; mirar hacia el Monte Ngauruhoe que estaba justo delante se complicaba un poco más porque teníamos el enceguecedor sol de frente. “Estábamos caminando hacia el este” diría Seba.

Volcán Ruapehu

Monte Ngauruhoe

El primer sector del sendero era plano, con escasa vegetación esteparia. Un poco por la molestia en la rodilla y otro poco por la gran cantidad de gente (íbamos caminando en fila como si fuese una procesión), arrancamos a un ritmo algo menor de lo habitual. Algunos más apurados pasaban ansiosos por la derecha… tuvimos la sensación que se seguían las reglas de tránsito locales, como en el país se manejaba por izquierda todos íbamos caminando por ese lado.

Entre el sol matutino y la marcha sostenida, antes del primer kilómetro ya habíamos entrado en calor y nos sacamos las camperas. En algún momento que no puedo precisar comenzamos a ver por la izquierda un arroyito que bajaba con sus aguas claras pero con cierta turbidez.

Entre una cosa y otra, la primera hora se nos pasó rapidísimo, y fue realmente muy placentera por lo regular del terreno que estaba bastante consolidado (apenas había algunas piedras sueltas en sectores limitados), y sobretodo porque los casi 200 metros de desnivel que subimos fueron progresivos y casi ni se notaron.

A las 8:30 horas llegamos a Soda Springs, a 4,4 Km de la partida. Era uno de los puntos importantes del camino porque justamente ahí estaban los sanitarios. Teniendo en cuenta que para los siguientes faltaban a 9 km, podría decirse que es una parada obligatoria. La caravana de peatones que se había ido dispersando un poco con el avance de los kilómetros, volvía a formarse en una fila delante de los dos cubículos con pozos ciegos. Eso sí, para usarlos había que estar dispuesto a no respirar por unos minutos, su pestilencia era solo comparable a la de un baño de China.

Los más buscados en la zona!!!

Luego de la escala técnica reiniciamos la marcha junto a varias personas que llevaban distintas velocidades; a medida que fuimos avanzado se fueron redistribuyendo de acuerdo a su ritmo. La parada hizo que la rodilla, que había dejado de doler al levantar temperatura, volviera a molestar. Ya nos estábamos comenzando a entender… por unos 500 metros molestaba, al calentarse la zona el dolor desaparecía haciéndose eventualmente evidente ante la presencia de algún escalón descendente. Justo en ese momento se venía todo lo contrario: el ascenso!

Luego de unos pocos metros de terreno plano que acalló a la rodilla pasamos junto a un cartel que decía “STOP!” y detallaba algunas recomendaciones; nada que no supiéramos. Ahí comenzó el gran ascenso al South Crater… se venían varios metros de desnivel ininterrumpidos, un excelente tamizador de caminantes según su capacidad aeróbica.!!! Para hacer el asunto más fácil en la ladera de la montaña había una sucesión de escaleras y rampas.
En pocos kilómetros subimos de 1400 a 1600 y algo de metros. No voy a negar que nos incrementó bastante la frecuencia cardíaca y se nos mojaron las remeras, pero llegamos enteros, sin parar y con la frente bien alta. Al final tantas horas de spinning y natación servían para algo!!!

Al ir ganando altura, a cada paso que dábamos todo lo que habíamos dejado atrás se iba viendo más pequeño y alejado, hasta que terminamos teniendo una imagen panorámica del valle como si fuese una gran maqueta. Es ascenso estaba valiendo la pena! Si bien había gente, la cantidad era bastante menor y se podía caminar sin pisarle los tobillos a nadie.

Lo que habremos subido para ver todo tan lejano...

A pesar de la altitud, el esfuerzo físico y la resolana hicieron que sintiéramos muchísimo calor, a tal punto que quedamos en remera. Debe ser verdad que el país está cerca del agujero de la capa de ozono del polo sur, ya que por momento teníamos la sensación de estar friéndonos!!! A no olvidar el protector solar!!!



Con el Ngauruhoe a la derecha fuimos avanzando por un gran plateau lleno de piedras de color amarronado y diferentes tamaños que mi frondosa imaginación comparó con una imagen lunar…  Fue un grato descanso después de tanta trepada. A partir de acá hubo un cambio abrupto en cuanto a las características sendero que pasó a estar demarcado por postes celestes, más allá de la gruesa huella dejada por los miles de caminantes, y desaparecieron todos los rastros de los entarimados y escaleras. De hecho, el siguiente ascenso fue por pedregullo flojo, de ese que resbala y puede provocar caídas si uno no está muy bien balanceado.

Caminando por la luna

Cuando llegamos al South Crater, a unos 1659 metros de altura, apenas nos quedamos unos minutos sacando fotos; el viento y la altura hicieron que el frío comenzara a sentirse. Había llegado el momento de volver a ponernos las camperas, a las que sumamos guantes. Si bien habíamos pensado hacer una parada ahí, preferimos avanzar unos metros más y hacerla en un lugar más resguardado. Así que seguimos subiendo unos cuantos metros más, teniendo en ese sector al negro volcán Tongariro a la izquierda; estábamos tan alto que sus 1967 metros nos parecían alcanzables. Esos 300 metros de altitud y vaya uno a saber cuántos de distancia que nos separaban eran algo posible de recorrer tomando un desvío. El summit del Tongariro se veía tentador, pero no teníamos el tiempo suficiente para visitarlo.



Si bien el Tongariro llamaba la atención, el Red Crater que teníamos a la derecha competía cabeza a cabeza. La coloración rojiza de esa montaña era increíble, parecía pintada!
Continuamos abrigándonos ya que el frío cada vez se sentía más… pasé el buff al cuello y me puse el gorro de lana; ya no tenía más ropa para ponerme. Hay que estar preparado para estar a 1886 metros!!! Habíamos alcanzado el punto de mayor altura del sendero. La vegetación era casi nula, apenas había algunos pequeños ramilletes de pasto duro muy aislados. Justo ahí, en la “cima del mundo” hicimos la parada pendiente para hidratarnos y picar unas frutas secas y trocitos de zanahoria (si! Leyeron bien! Estábamos innovando en snacks saludables).

Red Crater

Tras caminar unos metros tuvimos delante una de las imágenes más icónicas del sendero: los Emerald Lakes. Esas tres lagunas tenían unos colores espectaculares que combinaban un halo externo amarillento con un centro verdoso. Un lugar increíble que sin dudas era el ideal para sentarnos a tomar mate tal como lo habíamos planificado.

Lagos Esmeralda

Pero para llegar hasta ahí teníamos que bajar… al ver la larga pendiente de pedregullo suelto que tenía delante casi entro en pánico! Mi cara lo debe haber dicho todo, porque Seba enseguida me sugirió “apoyá bien los talones con el cuerpo hacia atrás, y no te vas a caer, no pasa nada!!!”. Dicho esto, una señora que estaba a pocos metros se resbaló y cayó de espaldas (la caída fue en el lugar y apenas se dio un golpe). Excelente imagen para ganar confianza!!! Como no podía quedarme a pasar la noche y ansiaba tomar unos mates calientitos comencé a bajar, no había opción. Los primeros metros me parecieron un poco resbaladizos al pisar algunas piedras que terminaron rolando hacia abajo, pero después el asunto mejoró.

Distraída con la vista de los lagos Esmeralda, sumado al hecho que la capa de pedregullo tenía el espesor suficientemente como para hundir un poco los pies, rápidamente fuimos avanzando montaña abajo pisando con los talones como si estuviéramos bajando una duna de arena. Resultó ser más fácil, rápido y divertido de lo que imaginaba al principio. Y encima la rodilla no se había quejado!!!



Ya a nivel de los lagos, elegimos unas piedras junto a la orilla de uno de ellos e hicimos otra parada. Como íbamos bien con el tiempo –ya habíamos hecho la parte más dura en 3 horas y de seguir a ese ritmo íbamos a llegar al transfer de las 15:30 horas-, tomamos mate sin apuro en el lugar más lindo del Tongariro Alpine Crossing.

Lugar ideal para unos mates!!!

La bajada anterior nos había dejado en los 1700 metros. Desde ahí nos faltaba un pequeño ascenso de 100 metros hasta el Blue Lake y luego comenzar el largo descenso de unos 10 km.
La chatura del Central Crater les dió un respiro a las piernas para que se prepararan para la última cuesta arriba del sendero.



Tras un ascenso de varios metros que no sé cuántos fueron ni con cuanta pendiente, pero que no los recuerdo como muy traumáticos, llegamos al lago de aguas azules. Al tratarse de un lugar sagrado para los maoríes teóricamente era una falta de respeto beber o comer en los alrededores; de todas maneras, no había ningún cartel que impidiera la ingesta de alimentos y había gente comiendo. Habiendo hecho nuestra parada pocos minutos antes ni siquiera se nos ocurrió sacar comida y exponernos a algún maleficio de los primeros habitantes de la zona. Además luego de ver los lagos Esmeralda, este no nos pareció para nada impactante. Fotito y seguimos viaje.

Lago Azul

A lo lejos, entre las rocas, se comenzaban a ver y sobretodo a oler los vapores termales como los que habíamos apreciado en Rotorua; por momento el olor a yema de huevo duro era tan intenso que invadía el ambiente.

Montañas humeantes

Si bien el descenso involucró muchos kilómetros, las pendientes eran suaves y sin dificultades técnicas gracias a los entarimados y escaleras que habían regresado. Continuamos caminando tranquilos, haciendo varias paradas para fotos. Los vapores, los manchones de nieve en algunas laderas y la vista de los lagos Taupo y Rotoaira a lo lejos (muuuchos kilómetros) fueron las grandes atracciones de la zona, resaltado entre la monotonía de piedras y aislados ramilletes de pastos duros.



En el kilómetro 13 aparecieron los tan esperados toiletes de Ketetahi Hut y una aglomeración de gente que estaba haciendo su parada de comida justo ahí. Lejos de lo esperado apenas tuvimos que aguardar para usar los sanitarios. Como las inmediaciones de los baños no nos pareció el lugar más feliz para hacer un descanso, avanzamos unos metros más e hicimos una parada para hidratarnos y comer una manzana (seguíamos con las colaciones healthies).

Toiletes a la vista!!!

Cuando nos paramos la rodilla comenzó a molestar nuevamente, pero ya no me preocupaba mucho porque solo faltaban 6 kilómetros para el parking; de alguna manera íbamos a llegar antes de las 17 horas. Esta vez el dolor tardó más en desaparecer pero finalmente cesó, reapareciendo cuando faltaban 2 km. Lo recuerdo bien porque en ese punto nos metimos en un bosquecito húmedo tras haber caminado el trecho anterior entre arbustos achaparrados. El cambio de ambiente había sido tan súbito como la reaparición del dolor. A medida que avanzamos y continuamos bajando, fue aumentando aún más la humedad y con eso la vegetación, terminando en un paisaje muy parecido al de los días previos lleno de helechos y líquenes en árboles que en algunos casos hacían que los troncos duplicasen su diámetro.


Un kilómetro y algo antes de llegar al estacionamiento, en un sector que debía ser el punto más bajo del valle, nos llamó la atención un cartel que decía “You are entering a 700 m HIGHER RISK LAHAR HAZARD ZONE. Move quickly through. No stopping”. Chan! Sin saber que era un lahar lo imaginamos como un mar de lava… y muy lejos de su definición no estuvimos “flujo de sedimento y agua que se moviliza desde las laderas de volcanes”.

No hace falta decir más...

Poniéndonos en las manos de todos los dioses conocidos fuimos avanzando sin detenernos por el camino que a ese sector se transformaba en un entarimado. A pesar de la humedad ambiente y la presencia de un arroyo, que por momento pasó por debajo nuestro, la vegetación era mucho más escasa que en la zona anterior; nos preguntamos si se debía a que cada tanto el lahar destruía todo a su paso o si alguna sustancia había dejado la zona menos fértil. Recorrimos los 700 metros tan rápido que llegamos a dudar que esa extensión fuese cierta.

En los últimos metros del sendero había un desvío a una cascada, pequeña pero simpática. Si están con tiempo de sobra vale la pena visitarla.



Una hora y media después de haber dejado atrás Ketetahi hut llegamos al parking enteros y sin dolores!!! El trekking había sido un éxito!!! Más no podíamos pedir!!!

Objetivo superado!!! Ahora a recuperarnos...

A veces debo tener demasiada imaginación… el parador que estaba frente al estacionamiento distaba mucho de lo que esperaba. Apena consistía en un entarimado de madera abierto, semitechado, y un par (exactamente dos) baños… No sé si existe alguna restricción en cuanto a la explotación económica de la zona, pero… hay algún lugar mejor que ese para poner un puesto que venda agua y helados en verano, y bebidas calientes con bollerías en invierno?  Como nosotros había mucha gente que esperaba sentada bajo los rayos intermitentes de sol (estaba parcialmente nublado y según iban moviéndose las nubes el sol aparecía y desaparecía) la llegada de sus shuttles.

Caminante en patas. Aclaración: ese pie no es nuestro.

Habiendo llegado a las 14:00 hs, teníamos 1:30 horas de espera… como primera medida elongamos (queríamos poder caminar al día siguiente), engullimos todos los alimentos que nos quedaban, recorrimos el lugar y nos sentamos a hacer lo único que quedaba por hacer: esperar. Qué felicidad cuando vimos llegar puntualmente al bus!!! Estimo que fue una alegría compartida, porque antes de que estacionara todos los pasajeros ya estábamos parados junto a la puerta.
En 30 minutos estábamos en el hotel. Teníamos lo que quedaba de tarde para descansar, bañarnos y programar la cena. 


Una merecida cena

Bajo los rayos del sol, a las 18 horas nos fuimos a cenar. El elegido de la noche había sido “Schnapps”, un lugar que ofrecía cerveza y algunos platos calientes, en un ambiente muy relajado con reminiscencias de rutero. Pedimos unas patas de corderos con puré de papa y batata, un tradicional fish & chips con ensalada, cerveza y agua.

En menos de 20 minutos llegó el pedido… en un plato una montaña de puré, rodeada de salsa, y encima las dos patas de cordero, y en el otro una base de papas fritas, ensalada donde predominaba el repollo colorado y sobre esto tres filetes de pescado a la romana. Dos porciones más que generosas!!! Los platos estaban tan llenos que tuvimos que pedir un plato extra para apoyar parte de la comida y poder comer más cómodos. Estuvo todo tan rico que no quedó nada!!!

A recuperar energías!!!

A las siete y algo de la tarde salimos de cenar; el sol no había terminado de ponerse.
Aprovechamos el rato antes de dormir para escribir un rato, ver algo de televisión local y acomodar las valijas de modo que quedaran listas para el vuelo a Queenstown que iba a ser 2 días después. Concluidas las actividades nos fuimos a dormir!!!


Conclusiones del Tongariro Alpine Crossing:


  • Es fundamental planificar la caminata teniendo en cuenta las distancias, desniveles, características del terreno y capacidad física personal.
  • Es recomendable llevar varias capas de ropa para ponerse y sacarse según necesidad. El tiempo puede cambiar a lo largo del camino y se alcanza bastante altura, en los puntos más altos suele hacer varios grados menos que en las zonas más bajas. No olvidar el protector solar.
  • Hay que llevar agua y comida para todo el día. No hay negocios en los parkings de salida y llegada, por lo que sólo van a contar con lo que tengan en las mochilas. Recuerden traer de regreso toda la basura que generen!!!
  • Nuestro lugar ideal para descansar y comer algo: Lagos Esmeralda.
  • Con constancia y determinación se completa sin problemas. Requiere un poco de esfuerzo en las subidas, pero no tiene gran dificultad técnica.

Anterior/ siguiente